AL OTRO LADO

La claridad entraba por una hendija en la madera, que desnudaba el paisaje urbano.