DESPERTAR

El bullicio de los niños llegaba a mí desde la ventana, me levanté y solo entonces me dí cuenta, que la casa era un gran barco que navegaba por el cielo.